Productos

Bourgogne des Flandres

El arte cervecero de la dinastía de los Van Houtryve, con nada menos que tres fábricas en su haber, deja su impronta en la tradición cervecera de Brujas. Ya en 1765 se podían encontrar los rastros de una granja-cervecería en Loppem perteneciente a Pierre-Jacques Van Houtryve, aunque fue su hijo quien en 1825 obtuvo la autorización del gobierno de Flandes para elaborar cerveza dentro del perímetro de la muralla de Brujas. Había nacidola Cervecería Den Os.

 

En los albores de la Primera Guerra Mundial, tres de los miembros de la familia Van Houtryve estaban a cargo de sus respectivas cervecerías (Den Os, La Marine y Ten Ezele). Este número no es de extrañar, pues, en aquella época, el número de cervecerías en Brujas ascendía a 34. Todas ellas estaban activas. Hoy en día sólo siguen en marcha dos. Fue durante aquel periodo glorioso, justo antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, cuando nació el caballo de batalla de los Den Os: La Bourgogne des Flandres. Den Os creaba así una auténtica cerveza mitad roja mitad tostada de Flandes Occidental que incluso consiguió resistir a la enorme popularidad de la cerveza tipo Pils después de la Primera Guerra Mundial y a los estragos causados posteriormente por la Segunda Guerra Mundial. Desafortunadamente, poco después de esta segunda contienda mundial, en 1957, la Cervecería Den Os cerró definitivamente sus puertas.

No obstante, la receta de La Bourgogne des Flandres fue transmitida a otras cervecerías de la familia, bajo la atenta mirada de Michel Van Houtryve. En los años 1980, dicha receta cayó en las manos de la cervecería de lambic más antigua de la compañía Timmermans, que, a su vez, fue adquirida en los años 90 por la empresa John Martin. Bajo la dirección de Anthony Martin, la Bourgogne des Flandres entra en la Finest Beer Selection y recupera la reputación que ya logró antiguamente gracias a la construcción de una nueva cervecería a pocos pasos de la Cervecería Den Os original.