¡Una de las bebidas más antiguas del mundo!

¿Sabías también que los primeros cerveceros eran… mujeres? En cualquier caso, la cerveza, al igual que el vino, tendría unas virtudes insospechadas: para el sueño, los riñones, los huesos ¡Comprobemos juntos los beneficios de esta deliciosa y refrescante bebida! Tus riñones gozarán de buena salud gracias a la cerveza Un estudio en Finlandia constató que la cerveza tenía más ventajas renales que las demás bebidas alcohólicas. En efecto, cada botella de cerveza consumida reduce un 40 % el riesgo de desarrollar cálculos renales. La cerveza: para una mejor digestión La cerveza (sobre todo la negra) contiene hasta un gramo de fibra soluble en cada vaso de 30 cl, al contrario que el vino, que, por lo contrario, no contiene. Sin embargo, la fibra desempeña una labor importante en el tránsito intestinal. Una carencia de fibra puede llevar a trastornos gástricos e intestinales, estreñimientos o diarreas. La cerveza: contra el colesterol malo La fibra de la cerveza también ayuda a reducir tus niveles de LDL, el colesterol «malo». La cerveza sube tus niveles de vitamina B La cerveza es particularmente rica en vitaminas del grupo B (B1, B2, B6 y B12). Por ejemplo, un estudio neerlandés constató que los bebedores de cerveza tenían un 30 % más de vitamina B6 que sus homólogos no bebedores de cerveza y el doble que los bebedores de vino. La cerveza también contiene mucha vitamina B12, un factor antianémico presente en muy pocos alimentos. La cerveza: ¡buena para los huesos! Un estudio de 2009 concluyó que los niveles elevados de silicio en la cerveza pueden ser buenos para la densidad de tus huesos. La cerveza: un buen remedio para el insomnio La cerveza contiene ácido nicotínico y lactoflavina, ¡ambos conocidos por favorecer los «Zzz... Zzzzzzzzz»! La cerveza te protege de los infartos Un bebedor de cerveza tiene un riesgo menor —40 % a un 60 % menos— de sufrir un infarto que las personas que nunca consumen esta bebida. La cerveza impide la formación de coágulos sanguíneos Los ingredientes de la cerveza previenen la formación de coágulos sanguíneos. La cerveza mejora la memoria Según unos estudios, los bebedores de cerveza tendrían menos riesgos de padecer alzhéimer o demencia que los no bebedores de cerveza. La cerveza permite combatir el estrés Investigadores de la universidad de Montreal establecieron que dos vasos de cerveza al día disminuía el nivel de estrés o de ansiedad ligado al trabajo. La cerveza: un remedio para los constipados ¡Beber cerveza caliente es un excelente remedio para los constipados! En efecto, la cebada recalentada mejora la circulación de la sangre y la respiración, ayuda en caso de dolores de articulación y refuerza el sistema inmunitario. ¿Cómo? Calienta una botella de cerveza al baño maría y añádele cuatro cucharillas de miel. La cerveza embellece la piel ¡Buenas noticias para las mujeres! Algunas vitaminas presentes en la cerveza regeneran la piel y desempeñan un papel positivo en los pigmentos. Tu piel se vuelve pues más lisa y más suave.